El triángulo daliniano (y III): la Casa-Museo de Portlligat

Nuestro triángulo daliniano se cierra con el último de sus vértices en la Casa-Museo de Dalí, en Portlligat, a escasos kilómetros del centro de Cadaqués, en la que fue su vivienda durante décadas y que el pintor adaptó arquitectónica y ornamentalmente a la medida de su genio.

La Casa-Museo Dalí, en la orilla de la bahía de Portlligat, en Cadaqués, Costa Brava

La Casa-Museo Dalí, en la orilla de la bahía de Portlligat, en Cadaqués, Costa Brava

Fue en 1930 cuando Dalí y su esposa Gala se instalaron en una humilde cabaña de pescadores frente a la bahía de Portlligat, muy cerca de Cadaqués. Esta pequeña estancia fué progresivamente ampliada durante los años por el matrimonio hasta convertirse en verdadera y original casa, reflejo del onirismo daliniano, directamente orientada a la bahía, fuente de inspiración del genial artista.

No es difícil identificar en muchos de sus cuadros el paisaje que envuelve esta casa. Su color verde y gris, sus olivos, la costa rocosa y las aguas cristalinas y transparentes, son elementos que se encuentran en muchos de las pinturas de Dalí, como por ejemplo el Cristo de San Juan de la Cruz.

El Cristo de San Juan de la Cruz muestra la influencia de Portlligat en la pintura de Dalí

El Cristo de San Juan de la Cruz muestra la influencia de Portlligat en la pintura de Dalí

Desde el primer momento, el color verde y gris del paisaje y de los olivos, las primitivas construcciones rurales, la costa rocosa y el agua de la pequeña bahía se convirtieron en elementos habituales en las pinturas que realizó Dalí.

Su casa de Portlligat fue la única vivienda estable del pintor, por lo menos hasta que en 1982, tras la muerte de su esposa Gala, se refugiase en el Castillo de Púbol, del que ya hablamos en otra ocasión. Según Dalí, las diferentes ampliaciones que se fueron realizando del núcleo original fueron realizadas de una manera vital y simbólical tal y como menciona el artista:

Portlligat es el lugar de las realizaciones. Es el lugar perfecto para mi trabajo. Todo se conjura para que así sea: el tiempo transcurre más lentamente y cada hora tiene su justa dimensión. Hay una tranquilidad geológica: es un caso planetario único.

Habitación de Gala y Dalí, en la Casa-Museo Dalí, en Portlligat, Cadaqués

Habitación de Gala y Dalí, en la Casa-Museo Dalí, en Portlligat, Cadaqués

Visitar la vivienda de Portlligat es introducirse en una serie de estancias laberínticas las cuales, a partir de una inicial, la denominada Vestíbulo del Oso, se dispersan formando una serie de estancias de una singular decoración, basadas en el mundo simbólico y surrealista de Dalí: tapices, alfombras, muebles antiguos, etc. Todas y cada de las estancias tienen una ventana al exterior que apunta a esta preciosa bahía del Cap de Creus.

Vista general de la bahía de Portlligat y de la Casa-Museo Dalí, en el Cabo de Creus, Girona

Vista general de la bahía de Portlligat y de la Casa-Museo Dalí, en el Cabo de Creus

Junto a la vivienda en sí, es posible visitar la denominada Torres de las Ollas, otro espacio artístico creado por Dalí formada por una torre que utilizó como taller creativo en el que realizó esculturas y algunas otras acciones artísticas, para las cuales llegó a utilizar un piano que encontramos expuesto.

Torre de la Ollas, en la Casa-Museo de Dalí, en Portlligat, Cadaqués

Torre de la Ollas, en la Casa-Museo de Dalí, en Portlligat, Cadaqués

Tras la muerte del pintor en 1989, se prepararon durante dos años y medio las estancias para convertirlas en museo. Las múltiples estancias que lo componen son de tres tipos: unas son claramente privadas, aquellas en las que se desarrollaba la vida diaria de los Dalí: comedor, biblioteca, recibidor, salas de estar. A continuación encontramos otro grupo de estancias donde se desarrollaba el trabajo: taller, la sala de modelos, etc. Finalmente otro grupo más hace referencia a las recepciones públicas, como el patio, las piscina o el comedor estival.

Nosotros para visitar este lugar y unos cuantos otros más que teníamos pendientes por la zona pernoctamos en Hotel Llane Petit, un establecimiento de 3 estrellas que nos gustó mucho.
Y bueno, ya sabes que en la Guía de la Costa Brava que tenemos preparada para tí puedes encontrar todavía más información y fotos de Casa-Museo Dalí de Portlligat.

 

Tags: , ,

Quién es el autor de este artículo?

Este artículo ha sido elaborado por Alex Rigola que ya ha escrito 280 artículos en Blog Costa Brava.

Alex Rigola es editor de Costa Brava's y un apasionado ampurdanés que disfruta navegando los fines de semana con su pequeña embarcación menorquina por la Costa Brava. Actualmente vive entre Barcelona y Pals, y si frecuentas las rutas cicloturistas del Ampurdán es muy probable que te lo cruces en algún momento. Cuando le preguntas sobre su rincón preferido de la Costa Brava no lo duda ni un momento: Cala Montjoi.

4 Comentarios to “El triángulo daliniano (y III): la Casa-Museo de Portlligat”

  1. Joana Garcès 8 octubre, 2011 at 11:46 #

    De los tres lugares del triángulo el más completo es el Teatro-Museo, ya que allí se encuentra la mayor parte de su obra. Sin embargo la Casa-Museo de Dalí me gustó porque se ve el Dalí más íntimo, el familiar, el de su pareja, y te das cuenta que en ese ámbito también volcó su arte y su genio, incluso en su dormitorio, tal y como muestran las camas. Muchas gracias.

  2. casaruralantiga 1 marzo, 2018 at 9:41 #

    Has dado en el punto con este post , realmente creo que este sitio tiene mucho que decir en estos temas . Volveré pronto a vuestra web para leer mucho más , gracias por esta información .

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cala Jonquet | Blog Costa Brava - 12 octubre, 2012

    [...] con prolijidad, hasta la cala. Paso junto al cementerio, frente a Portlligat (donde se encuentra la casa de Dalí), y donde desemboca la riera que Pla denomina de Bucs (resulta que en sus márgenes, aprovechando [...]

  2. Cala des Calders | Blog Costa Brava - 24 julio, 2015

    [...] alternativa) hasta Cala Calders podemos partir de la propia Cala de Portlligat. En dirección al Museo un camino sigue toda la costa, y a unos 500 metros, tras haber pasado, a lo alto, el Molino de [...]

Aporta tu comentario